Panamá tiene 2 Océanos

Puedes ver el amanecer en la costa Atlántica, luego ir a la costa del Pacífico y ver el atardecer, ¡en el mismo día! Así de cerca están las costas de ambos océanos en este país centroamericano.


Alta Diversidad de Razas

Panamá es uno de los países más étnicamente diversos del mundo. Su población está compuesta por mestizos, mulatos, afrodescendientes, blancos, indígenas y de orígenes étnicos variados como son: Chinos (la mayoría inmigrantes de regiones del sur de China), hindúes, judíos, españoles, costarricenses, estadounidenses, colombianos, italianos, argentinos, griegos, franceses, árabes, venezolanos, dominicanos, chilenos, entre otros. Además habitan el país 7 diferentes etnias indígenas.

La mayoría de los habitantes de Panamá son de razas mixtas, alrededor del 70% de la población del país está compuesta por habitantes de ascendencia mixta.


Escuela Presidente Porras Las Tablas

Esta escuela fue inaugurada el día 20 de septiembre de 1924.  Lleva el nombre del ilustre coterráneo Dr. Belisario Porras uno de los gobernantes más destacados e impoluto que ha tenido la nación Panameña.

La idea de edificar esta escuela fue emanada, por el propio Dr. Porras, que como es bien sabido por todos nació en la ciudad de Las Tablas un 28 de noviembre de 1856. Siendo gobernante de la nación, en el periodo anterior el año de 1924, compró a los sucesores de la familia Velásquez Espino, una casa grande, que ocupaba la parte alta o loma que los pobladores de antaño llamaban “El Perú” donde dormían y sesteaban hatos de cabras y chivos. Allí se colocó la escuela modelo, cuyo constructor fue un señor Suizo llamado Agustín Indume, quien con el deseo de hacer una buena obra, enseña al señor Antonio Zambrano (oriundo de Santo Domingo de Las Tablas), sobre la composición, los materiales y medidas requeridas para hacer los ladrillos con la suficiente resistencia para la magnitud de la obra requerida que unidas la habilidad del constructor, hoy desafían el tiempo indefinidamente. Trabajaron como supervisor y capataz los señores Moisés Espino y Claudio Vásquez, la obra según datos no bien confirmados tuvo un costo de 100,000.00, cuando aún los trabajos se hacían de manera rudimentaria.

Los inconvenientes con que se enfrentaron fueron numerosos, tropezaron con rocas muy duras por donde debían pasar las fundaciones, más como a pico y pala fue imposible hacerlo se vieron precisados a utilizar dinamita para poder continuar.

Todas estas dificultades fueron vencidas por la perseverancia y férrea voluntad del hombre, cuyo propósito fue el de culminar con éxitos la obra iniciada. En su inauguración le correspondió al Dr. Octavio Méndez Pereira, dejo gravado la siguiente inscripción “Esta Escuela Modelo será como un atalaya de luz bajo el acrópolis tableño”. Esta es una frase aún hoy día se conserva en el estandarte de la escuela y además hay una placa de bronce enviada por el ilustre Tableño, la que se encuentra fijada en la fachada del plantel.

El tiempo desmejora parte de dicho edificio y gracias al gobierno revolucionario que se percató del estado de abandono y lamentable deterioro en que se encontraba este plantel, realizó esta restauración, además le construyo un anexo de seis aulas y un gimnasio. El aula máxima fue restaurada por la asociación de Padres de Familia, ya que el comején acabó con el piso que era de madera, se usaron unos 100 carros de tierra para hacer el relleno y se le puso mosaico.


Iglesia Santa Librada de Las Tablas

Se encuentra la Ciudad de Las Tablas, conocida por celebrar los carnavales más lujosos del país; también es lugar para conocer una de las iglesias más representativas de Panamá, por su historia y belleza arquitectónica. Bajo el patronazgo de Santa Librada, esta iglesia que data del siglo XVIII, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1954.

La construcción de esta importante iglesia católica fue concluida el 9 de marzo de 1789 en estilo barroco, pero todo el edificio tuvo que ser reconstruido a causa de un temblor ocurrido el 25 de noviembre de 1802.

Posteriormente, en el año 1958, un fuego que inició por el contacto entre una vela y el vestido de una de las imágenes, consumió gran parte de la estructura.