Avistamiento de tortugas, atractivo turístico de Isla Cañas

La lluvia no es impedimento para seguir la ruta hacía Isla Cañas, localizada al sur de la península de Azuero, en el distrito de Tonosí.

La travesía se hace en 30 minutos, luego de zarpar de puerto Caña. La isla, que ofrece 14 kilómetros de una espectaculares playa, está rodeada  por más de 1,200 hectáreas de manglares de las especies  mangle rojo, blanco, mariangolo, botón y piñuelo. Es el panorama que los turistas o visitantes observan hasta llegar a tierra firme.

En toda  la isla  habitan 700 personas, que se dedican a la pesca, a la agricultura y al turismo ecológico, medio de sustento de sus moradores.

El lugar es un destino perfecto para practicar el turismo ecológico, ya que la principal actividad turística consiste en la observación de tortugas marinas, desde julio hasta noviembre.

Hay dos puertos para el arribo de turistas, Caña e isla Cañas, ubicados  en dos pueblos diferentes, en el distrito de Tonosí. Unos 600 metros se tendrían que caminar cuando la marea desciende, explicó, Daniel Pérez, del Grupo Isla Cañas Tours.

Los moradores han habilitado cabañas familiares donde se hospedan los turistas procedentes en  su mayoría de Europa. La isla es un corregimiento que  cuenta con agua potable, luz, escuelas, centros de salud, estación de policía y restaurantes.

El servicio de luz eléctrica pasa  por debajo  de los manglares en tuberías hasta llegar al primer poste de luz, que suministra el fluido a toda la comunidad, igual ocurre con la dotación de agua potable.

Aunque es un área suburbana, la isla, declarada refugio de vida silvestre, cuenta  con  todos los servicios básicos para atender a los visitantes, aseguró Olmedo Pérez, representante  del corregimiento de Isla Cañas.

“Este lugar tiene potencial turístico, lo que necesitamos es promoción, para que poco a poco logre ser un atractivo por todo lo que ofrece su entorno”, remarcó a la vez  resaltó que es la primera vez que  funcionarios de turismo  se interesan en conocer las bondades de la isla.

Indicó que isla Caña “es un lugar donde el turista viene de una ciudad de cemento a encontrarse con el paraíso, con la naturaleza, con el mundo marino y muchos de ellos  regresan”.


Más de 1,000 caballos se deben revacunar por encefalitis equina

Más de 1,600  equinos en la provincia de Coclé deben revacunarse como parte del programa contra la encefalitis equina que hace un mes reportó brotes en Penonomé y Natá.

A pesar del llamado del Mida, pocos propietarios de equinos, han acudido al llamado a la revacunación y esta es necesaria para que el animal esté libre de  la enfermedad.

Hace un mes se reportaron varios caballos que murieron a causa de la encefalitis equina y se activó el programa de vacunación.

Hasta el momento no se han reportado nuevos casos. La revacunacion culmina este viernes.

Aura Real, directora del  Mida en Cocle, dijo que se trata de la segunda fase de la campaña de revacunación, por lo que los veterinarios tendrán hasta el viernes unos 1,600 caballos para evitar que se registren nuevos casos.


Aumenta la producción de maíz en Los Santos

A diferencia del año pasado, la producción de maíz en la provincia de Los Santos se ha incrementado en un promedio de 150 hectáreas.

Telémaco Herrera, productor de maíz en Los Santos, detalló que hasta el momento se ha sembrado en un 75% y 80% en el distrito de Las Tablas y Pocrí; mientras que en Pedasí un 60%.

A pesar de ello, sostuvo que hay algunos productores que están atrasados con la siembra debido a que mucha lluvia también afecta la etapa inicial.

Esto ha pasado en la región de Pedasí, donde las lluvias se han registrado más en este sector de la provincia santeña.

Herrera indicó que en su caso le hacen falta por sembrar unas 300 hectáreas de maíz y no ha podido por el exceso de lluvia.

El costo de producción se ha mantenido, que está entre $1,850 y 1,900 dólares por cada hectárea de maíz sembrada.

El año pasado, la producción de maíz fue de grandes pérdidas porque no hubo lluvias, lo que afectó un 80% de la producción de maíz en Los Santos.

En el último reporte del ISA, la cosecha de maíz que se sembró en el 2015 de las 12 mil 527.26 hectáreas sembradas, solo lograron salir sin afectaciones unas 3,809 hectáreas.

El año pasado, la siembra más afectada fue la que se realizó el 20 de agosto, donde las plantas no lograron subir a más de 10 centímetros, mientras que la de septiembre ni siquiera germinó porque en un periodo de 20 días no les cayó el agua.

En el 2014, en la provincia de Los Santos se sembraron 18 mil hectáreas de maíz, donde se cosechó, 2 millones 400 mil quintales, que de esta producción, millón y medio fue comprada por las empresas importadoras del grano.

El periodo de cosecha está pactado para el 15 de diciembre próximo y aún no se ha fijado el precio por el cual se venderá el maíz de este año.


Panamá comparte su experiencia en la vigilancia de bosques con drones

Representantes de siete países de América Latina conocen hoy la experiencia de Panamá en el manejo de drones y otras tecnologías para detectar cambios en el uso del suelo que pueden afectar los recursos forestales en su territorio.

Se trata de la última jornada de un taller organizado por la ONU que reúne en Panamá a representantes comunitarios de este país y de Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Perú, involucrados en la vigilancia de sus bosques.

El objetivo del encuentro es que se intercambien experiencias y se identifiquen herramientas que permitan mejorar la gestión sostenible de los recursos forestales. Los participantes en el taller visitan este jueves la comunidad de Akua Yala, Comarca Kuna de Madugandi, para ver de primera mano como allí se monitorean los recursos naturales con el uso de drones.

La ONU alienta la participación de los pueblos indígenas y las comunidades locales en el monitoreo de las actividades relacionadas con la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques, la gestión sostenible de esas áreas, y el aumento y conservación de las reservas forestales de carbono en los países en desarrollo.

En ese principio se enmarca la realización en Panamá del taller sobre enfoques de monitoreo comunitario, organizado por el Programa Colaborativo de las Naciones Unidas para la Reducción de Emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la Deforestación y Degradación de los bosques (ONU-REDD).

La primera parte de este taller se realizó en 2014 en México, cuando se identificó la necesidad de conformar una red para promover el intercambio de conocimientos y tecnologías adaptadas a las circunstancias locales para lograr una vigilancia y gestión efectiva de los bosques.

La actividad que finaliza este jueves en Panamá tiene como fin establecer las prioridades de la red, su objetivo y su metodología de trabajo, para poder fortalecer la gestión sostenible de los recursos naturales, informó la oficina regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con sede en la capital panameña.